Lo que hacemos es Arte - ixtapa zihuatanejo
Posted by Ramon Villanueva 5:56


Por: Fernando Tapia (Frango LDM)

Hace seis meses falleció alguien muy querido. Nunca había sentido la ausencia de alguien tan cercano, ni me había enfrentado a la realidad de la muerte, no tuve oportunidad de decir adiós. Regresaba de unas lindas vacaciones en Brasil y estaba lleno de ideas constructivas y alegres, para una semana después enfrentarme a esa profunda tristeza.
Le conocía muy bien, no tuvo que decirme nada para que supiera que él vivía con VIH. Tengo que aceptar que no me preocupé mucho, pero me tomó por sorpresa lo rápido que escaló para complicarse hasta convertirse en SIDA. Me dolió mucho.
No pude explicarme que pasó… sencillamente esa persona ¿decidió no vivir más? A pesar de la información, a pesar de los tratamientos, a pesar de tener una familia amorosa, a pesar de vivir en los tiempos que vivimos. Aún me pregunto porqué…
En el afán de sanar mi alma y encontrar respuestas recordé lo que pensamientos y filosofías ancestrales pregonan, que la felicidad esta en uno mismo. Mi experiencia personal me lo ha enseñado también, pero aún con esa certeza, continuaba el dolor y desconcierto ¿qué hacer?
Sin nada que remediar, impotente ante la perdida, mi pensamiento regresó a construir…  a ese viaje maravilloso a Brasil, a la capoeira. Pensé en cómo a lo largo de estos años la capoeira me ha acompañado en innumerables viajes personales, para sanar, para alegrarme y para recordarme que es maravilloso respirar, que es simplemente hermoso sentirse vivo.
Por eso me pareció lógico compartir la Capoeira a personas que vivieran con VIH y quizá tuvieran esa falta de motivación por la vida, quizá una experiencia similar le pudo haber faltado a esa persona que tanto amé, quizá sí estaba en mis manos hacer una pequeña diferencia. Así fue como decidí compartir lo poco que sé de ese arte y comencé a dar clases.
Compartí mi idea y mis pensamientos con las y los compañeros de Longe do Mar y me apoyaron con muchos contactos de personas que trabajan sobre el tema del VIH hasta que encontré un lugar que me abrió las puertas, aun con mi poca experiencia, pero con mis muchas ganas de compartir.
Ahora llevo seis meses en ese espacio, donde cantamos, bailamos, pateamos, miramos el mundo desde otra perspectiva. Donde sin esperarlo tengo la posibilidad de tocar la vida de personas de una forma que nunca imaginé. Donde ingenuamente pensé que podía ayudar a alguien y resulté ser yo el ayudado, hasta hoy, a sanar la ausencia con sus sonrisas, su buena disposición y su energía, su axé.
Post Capo medicinaGracias capoeira, por sanar mi alma desde que tocaste mi vida la primera vez. Gracias Longe do Mar por compartir conmigo todas esas enseñanzas y mostrarme que hay riquezas que no se comparan con nada material.
Aunque aún me pregunto ¿por qué? ahora me siento más tranquilo.
Foto: Archivo LDM
Posted by Ramon Villanueva 5:37
Posted by Ramon Villanueva 20:59
Posted by Ramon Villanueva 11:46 in , , , ,
¿Qué hace la capoeira a las personas de la tercera edad?

¿QUÉ HACE LA CAPOEIRA A LAS PERSONAS DE LA TERCERA EDAD?

Por: Isabel Contreras Islas

Quién habla

Para que averigües un poco sobre quien te habla, te platico: Tengo sesenta y nueve años, estoy casada y tengo dos hijos. Soy Doctora en Letras por la UNAM, institución en la que presté mis servicios durante 28 años y de la que me jubilé en 1987. Actualmente me dedico a la enseñanza y a la investigación en la Universidad Iberoamericana, donde trabajo desde hace 26 años. Hasta antes de 2010, lo que llenaba mi vida era el trabajo académico. Durante casi cincuenta años, mi vida transcurrió sentada doce horas diarias, que repartía trabajando en el computador, sentada frente a un grupo de estudiantes y secuestrada dentro de un automóvil.

Descubro la Capoeira

Hacia el año 2001, cuando mi hijo me externó su deseo de practicar capoeira, esta palabra no me decía nada, desconocía totalmente su significado. ¿Qué es eso de capoeira?, le pregunté, “una arte marcial brasileña”, me contestó. La respuesta no me sonó tan agradable; sin embargo, David quedó inscrito al grupo Longe do Mar, en el estudio ubicado en la calle de Santa Ana, atendido por Rosalinda Pérez Falconi y Adolfo Flores.

Cuando comencé a darme cuenta de cómo en la práctica de esa arte marcial se cantaba al ritmo de instrumentos de percusión y cómo en el juego el cuerpo debía moverse sensualmente acompasadamente con la música, me gustó la elección hecha por mi hijo de aprender capoeira. Sin embargo, debo confesar que al presenciar las clases y esperarlo, observando monótonamente el calentamiento, la ginga, los parados de cabeza, las meia-luas, la cocorinha, las cinturas desprezadas y algunos saltos acrobáticos más; me decía “si yo estuviera más joven, me hubiera encantado poder llegar hacer lo que veo”. Recuerdo que esas tardes que iba a recoger a mi hijo, procuraba llegar a la roda que siempre hacían al final de la clase. No sólo me gustaba verla, sino que la disfrutaba mucho moviéndome al ritmo del pandero y el berimbau.

Después de seis años de práctica, David comenzó a dar clase de capoeira en el club familiar al que asistíamos los fines de semana. Un domingo, me invitó a hacer el calentamiento con su grupo, me sentía muy bien ejercitando mi cuerpo. Un buen día me dijo: “¿Quieres probar quedarte a la clase? Sólo haces lo que puedas”. Acepté y me quedé sorprendida de que pude realizar la mayor parte de los ejercicios que ejecutaban niños y jovencitos. A partir de entonces, con el monitor Biriba Branca (David), surgió en mí el gusto por la capoeira, naciendo con ello una nueva pasión en mi vida que, hermanada a la académica, me mantiene feliz y realizada.

Qué me ha dejado la capoeira 

La capoeira me ha traído vida, me da vida. Estoy convencida que es la actividad que me mantiene vital y, sobre todo, feliz. Estoy segura que a la mayoría de quienes practican esta disciplina, cada uno según su edad, también les brinda y regala felicidad. Sí, nadie puede ser infeliz practicando capoeira.

Una de las cualidades del ser humano es cambiar y evolucionar, nosotros no somos los mismos a los quince, treinta o setenta años. Y, al parejo que nosotros vamos transformándonos, también la noción, la idea de lo que estimamos por felicidad, cambia. Pero la magia de la capoeira es ese obsequio de alegría y felicidad que también cambia junto con nosotros, ajustándose a nuestras posibilidades. Por ejemplo, a mis años, la capoeira me mantiene fuerte y con energía física, emocional, mental y espiritual. Física porque los ejercicios me mantienen sana y con buena condición; mental, al tener que memorizar los ejercicios, las secuencias, las canciones; el atender y cuidar la coordinación que se requiere para controlar los movimientos, para tocar y cantar, etc., han puesto a trabajar la parte cortical de mi cerebro. Emocional, porque la capoeira es una arte sensible, pasional, lúdica; y espiritualmente porque ha venido a reafirmar mucho mi carácter, mis convicciones. Todo ello ha repercutido en el desarrollo de mis proyectos y decisiones de vida. Puedo decir que desde que hago capoeira, he cambiado mucho, me he vuelto, incluso, más productiva académicamente, más activa, ha agilizado mucho mi mente y me ha hecho muy feliz.

Pero quizá el mejor provecho que me ha brindado este arte marcial, es que me ha sacado de la forma de vida individualista y hedonista que tenía antes de practicarla; un modo de vivir en el que se me dificultaba tomar en cuenta al otro. Me ha enseñado a salir de mí, a colaborar; y esto, lo debo a que la capoeira no se goza ni se disfruta a solas. Para vivirla necesitamos siempre del otro.

Ahora a estas alturas de mi vida, me duele pensar que algún día, cuando mis condiciones de salud me lo requieran, tenga que dejar la capoeira. Tal vez entonces mi felicidad también vaya desapareciendo, junto a mi vitalidad. Pero mientras tanto: ¡Gracias Capoeira! por el regalo maravilloso que me has dado. Gracias a Rosa y Adolfo que me apoyan tanto, y a mis maestros: David, Lobo y Batería, gracias por su paciencia.

Fotografías: Pupé Pierdant

Isabel1

Posted by Ramon Villanueva 11:30
18 ENC “Vivendo do Avesso”: Cómo vivir en comunidad

18 ENC “VIVENDO DO AVESSO”: CÓMO VIVIR EN COMUNIDAD

Por: CM Kawil

Ciudad de México, 8 de Agosto 2016.

 

Apenas ayer, culminó el 18° Encuentro Nacional de Capoeira Longe do Mar con el título “Vivendo do Avesso” (“Viviendo de adentro para afuera”), en mi experiencia, el evento más sentimiento y emotivo desde que se creó el grupo.

En esta ocasión, debido a una lesión en la espalda tuve que vivir el encuentro de una manera distinta. Perdí la posibilidad de tomar clase con la gran experiencia de M Lobao o la impresionante capoeira de M Pelourinho, el axé de CM Omi, el juego objetivo de Mestrando Ganso o CM Maluco. Sin embargo, el mismo hecho de estar lesionado me abrió las puertas a una nueva experiencia de la capoeira; es decir, me brindó la oportunidad de vivir un lado más humano de este arte (marcial, musical, dramático y cultural) afro-brasileño.

A lo largo de la semana tuve la suerte realizar algunas tareas como asistir a algún Mestre con la traducción de su clase, llevar a otro a comer, acompañarlos en el auto de regreso a casa o quedarme con algunos de ellos platicando en su habitación mientras se prendía el fuego para el asado de despedida. Quizá fue la fortuna de por primera vez portar el cordón de Contramestre y compartir la camiseta del mismo color o probablemente fue que algunos de ellos hablaban bien el español, pero en esta ocasión la convivencia con los Mestres e invitados especiales fue mucho más cercana para mí. Intercambiar opiniones a nivel personal y en un ambiente totalmente relajado fuera de la roda, en un plan de amigos que desde diferentes grados y responsabilidades comparten una pasión por la capoeira. Charlar con ellos tan de cerca sobre temas que abarcaron desde la gran fiesta brasileña, hasta el papel y ética que implica el grado de Mestre, fue un regalo que no me esperaba.

De pronto me sentía como estar en una reunión entre X-Men o personas con súper poderes y, al mismo tiempo, fue darme cuenta que también son simples mortales, como todos nosotros, que tienen preguntas y retos ante la vida, con experiencias buenas y malas, errores y aciertos, que como todo el mundo necesitan comer, respirar y desarrollarse como seres humanos. Esto me dejo bien claro una vez más que, si bien la capoeira son patadas, es claro que va mucho más allá de eso.

Además, fue sencillamente hermoso tener la oportunidad de escuchar de mi querida CM Rosita el recuento de la historia de los últimos veinte años de capoeira en México y el surgimiento de Longe do Mar mientras se conmovía literalmente hasta las lagrimas y agradecía a sus alumnos, mostrando su satisfacción porque (según ella) ya superaron al maestr@. Este momento, generó tanta emoción a quienes estábamos presentes como cuando escuchamos las sentidas palabras de mi amigo Lobo al recibir el grado de Contramestre, mientras abrazaba a su mujer e hija que le entregaban un ramo de flores. Ya saben, soy cursi como mi CM Rosita, jeje… así que yo también lloré.

Por otro lado, el espectáculo de danza que presentaron los compañer@s y el gran nivel que se mostró toda la gente que viene del interior de la República: SLP, Morelia, León, Querétaro, Zihuatanejo, me impresionan y creo que son un indicador de la consolidación del grupo por allá, no sólo como capoeira sino como espacio de creatividad y grupo de amig@s.

El tiempo vuela… ¡Cumplimos 18 años! La mayoría de edad y por primera vez personas formadas en el grupo asumieron el rol de profesores, de ser los responsables de clases y talleres durante el evento, lo cual también es una muestra de la madurez y nivel que poco a poco vamos adquiriendo, como personas, como grupo y como comunidad.

Recuerdo que cerca del año 2000, una noche, mientras me dirigía a dar mi clase del recién creado grupo Capoeira Longe do Mar, un Mestre brasileño, junto con un grupo de sus alumnos, me rodearon en la calle y de forma amenazadora trataron de prohibirme que diera clases de capoeira.

El tiempo ha pasado… el día de ayer, tras el final del evento “Vivendo do Avesso” que estuvo tan lleno de axé y al disfrutar el sabroso asado de clausura, aquel mismo Mestre y yo nos despedimos de un abrazo y comentamos que sería bueno seguir en contacto para ver qué cosas hacíamos juntos.

Me parece que a este tipo de cosas se refería mi querido M. Cigano cuando nos platicaba sobre su entendimiento de la capoeira actual y como el considera que, paso a paso, va trascendiendo del concepto de grupos hacia la idea de comunidades de capoeira, que si bien tienen visiones distintas, pueden coexistir armónicamente y complementarse entre sí.

Como todo en la vida, para el próximo año hay mucho que mejorar; pero estoy convencido que en el 18° ENC “Vivendo do Avesso” se logró un pleno sentimiento de comunidad y cada día me siento más orgulloso de formar parte de la familia Longe do Mar.

¡Axé para todos los capoeiras!

CM Kawil (Dr. en D. Juan Carlos Carrillo Fuentes)

Fotografía: Pupé Pierdant

Posted by Ramon Villanueva 7:23
longe do mar zihuatanejo. Con la tecnología de Blogger.
Subscribe via Email

tu espacio

tu espacio

hcgym

Super pizza

Arquitectos

Arquitectos

chocolate

.

Search